Follow by Email

sábado, 2 de julio de 2011

el que me quiera que me quiera como soy

Lic. Ps. Christiam Paolo Castro Prada
CAPCI – Leoncio Prado 516 2do piso - Chimbote

Todos hemos escuchado algún día esta frase: EL (LA) QUE ME QUIERA, “QUE ME QUIERA COMO SOY”.
Ese es un conocido refrán popular y buscando sus antecedentes no se encuentran más que una canción, cantada por una desafinada Paulina Rubio, más no otros escritos donde se fundamenta dicho refrán, muy utilizado por cierto en la actualidad.
Buscando los orígenes no se encuentran más que el dicho popular para encontrar respuestas a caprichos internos o inconscientes, de no aceptación – relacionado a una baja autoestima -  y de forzar a otros a aceptarnos como somos, cuando nosotros mismos no nos aceptamos.
Aquí algunos casos o historias para no caer en esta trampa enorme:
CASO 1: Una persona que le gusta divertirse en discotecas y estar fuera de casa con amigos y en viajes, despreocupada del hogar o familia, estudios, dice: el chico que esté conmigo me conoció así, así que el que me quiera “que me quiera como soy”.
CASO 2: Alguien que tiene por costumbre estar con una pareja u otra al día siguiente, que es alguien promiscuo y desinteresado en el trato de pareja, dice: soy así mujeriego y ella me conoció así, así que la mujer que me quiera “que me quiera como soy”.
CASO 3: Soy una persona tranquila y normal pero no me gustan las mentiras ni la hipocresía porque sino exploto y soy capaz de golpear o gritar para que no me mientan, así que la persona que esté conmigo o mis hijos “que me quiera como soy”.
CASO 4: Hace tiempo consumo drogas, es lo único que me tiene calmado y tranquilo, sólo consumo marihuana, no he consumido otras drogas, sí alcohol y cigarros, pero la verdad la mujer u hombre que esté conmigo “que me quiera como soy”.
CASO 5: Yo soy gordita, a veces me deprimo y lo único que se me ocurre es comer, pero soy feliz, no hago daño a nadie, y aunque reconozco que he subido de peso debo decir que el hombre que me quiera “que me quiera como soy”.
Bueno podemos continuar y seguir contando miles de casos que vivimos en nuestra ciudad y en nuestro país pero brevemente explicaré estos 5 puntos.
CASO 1: Una persona despreocupada como cuenta el primer caso, no quiere cambiar, no quiere asumir responsabilidades y afrontar su vida huyendo con viajes, vanas diversiones, un día se casará y no cumplirá con  su familia, es por tanto alguien INMADURO, que busca canalizar sus FANTASÍAS, y actúa como niño buscando satisfacer sus necesidades primarias, necesidades que se entienden así fácilmente, un niño prefiere hacer la tarea o jugar, un niño prefiere ir al parque a saltar o con la bicicleta que limpiar su casa, etc.
Ojo, no digo que es malo viajar, pero sí podría programar su tiempo, salir con la familia, generar relaciones intrafamiliares, y hacerlo como recompensa a un duro trabajo del año o semestre académico, etc.
CASO 2: Una persona promiscua, evidentemente tiene problemas relacionados con una fijación sexual, problema que viene desde su primera infancia según Owens, teniendo una fijación fuerte en una de sus etapas anal, fálica, oral o de latencia según Freud. Esta persona necesita tratamiento psicológico, aumentar su autoestima, su inseguridad e identidad sexual.
CASO 3: Alguien impulsivo oculta sus manifestaciones de ira y agresividad con palabras ocultas y complejas, colocándose a sí mismo como alguien pasivo,  escondiendo su propia neurosis.
CASO 4: La persona adicta a las drogas o sustancias psicoactivas, también como alcohol, marihuana, cafeína y nicotina, busca esconder el vicio bajo pretextos, es alguien que no quiere cambiar y seguro que esto le causará muchos dolores de cabeza a quienes tengan una relación o compromiso con ella, quienes se convertirán en co-dependientes.
CASO 5: El ser una persona subida de peso y escuchar decir “que me quieran como soy” es decir un pretexto más, y una escusa fácil y clara para no hacer ejercicios y cuidar su salud.
Después de esta explicación breve podríamos decir así “La verdad sí soy moreno”, “perdí una pierna en algún accidente grave”, “tengo hijos”, o algo similar que es acorde con la vida misma, es algo que no se pueda cambiar, es entonces el momento de decir correctamente “EL QUE ME QUIERA QUE ME QUIERA COMO SOY”, esto generara BUENA AUTOESTIMA, pues es indicador de una SANA ACEPTACIÓN, MADUREZ MENTAL, COHERENCIA LÓGICA DEL PENSAMIENTO, y un ADECUADO EQUILIBRIO PSICOLÓGICO.
No usemos ni nos prestemos a malas interpretaciones de palabras o frases mal empleadas a nuestro favor mintiéndonos y mintiendo a otros, debemos hablar con propiedad y coherencia por nuestro propio bien y de quienes nos rodean.             



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada